Geografía CR | Los restos del barco hallados el día de ayer sábado 10 de febrero en playa Grande en Punta Uva, cantón de Talamanca Limón, mas bien podrían ser de otra embarcación que encalló en la zona del Caribe Sur de Limón; esto según han revelado los arqueólogos marinos del Centro Comunitario de Buceo Embajadores del Mar.

Según indican los arqueólogos, el  hallazgo correspondería al casco del barco perdido Daisy Gray que fue construido en 1936 y posteriormente abandonado por su tripulación en el año 1954. 

Según el reporte del estudiante de arqeología subacuática de la universidad de Carolina del Este (USA), Salvador Van Dyke y con el apoyo del buzo Guillermo de Punta Uva Dive Center determinaron que: "parece ser un costado del casco de la parte delantera. Mide 12 metros aproximadamente y tiene 6 vigas que calculo miden entre 20 x 12 pulgadas y mide alrededor de 2 metros con uno de ellos a la mitad. La parte más angosta mide 4 metros aproximadamente. Los clavos miden 30 centímetros. El caso mide 12 metros aproximadamente"

El Daisy Gray fue un barco maderero que al momento de hacer agua, navegaba de Honduras a Cuba. Buena parte de sus restos fueron encontrados en Manzanillo durante una expedición subacuática en 2016, donde se pudo hallar el mástil de madera.

Fotografías: CCB Embajadores

Fotografías: CCB Embajadores

 

Según detalló la investigadora María Suárez Toro: "el Daisy Gray, documentado preliminarmente por el CCB EMBAJADORES con CLUE en el 2016. Ha sido a partir de la historia oral contada por testigos presenciales del acontecimiento en 1954. Mista Eduard Welden, afro costarricense tenía 16 años en ese entonces y todavía es vecina de los restos del barco que permanecen en Manzanillo. Barco hondureño de madera que trasportaba madera entre Honduras y Cuba, cuenta Welden que supuestamente fue puesto a la deriva en alta mar por "un asunto de cobrar el seguro".

Nuestro principal informante, Mista Eduard Wladen, era un jovencito de 16 años de edad cuando encalló en Manzanillo el Daisy Gray, un barco maderero de Honduras que transportaba madera entre ese país y Cuba.

Supuestamente fue puesto a la deriva en alta mar por "un problema de cobrar el seguro", según nos cuenta Eduard, actuar residente a orilla de la carretera frente al mar en el que yacen los restos del barco Daisy Gray.

Pero resulta que no solo su testimonio vivo nos conecta con la presencia de la diáspora africana. En las investigaciones acerca del nombre del barco, el Daisy Gray, se corresponde con la historia de un personaje afro estadounidense en época de la segregación racial de ese país"

Mrs Eduard Welden en 2016 al momento de contar la historia del Daisy Grey. Fotografía: María Suárez Toro